• Inicio
  • Acerca de / About

17 de febrero de 2015

Girl Power: Entrevista a The Caramels, la nueva cara femenina del rock nacional

Se dieron a conocer en festivales de anime, donde la idea de obsequiar dulces y caramelos a sus fans les dió la idea para el nombre de la banda. Crecieron entre covers, pero ya están trabajando en su primer disco de material original. ChepeStyle conversó con Lucía Villanea, vocalista de la banda femenina The Caramels, cinco chicas que ya están dando de qué hablar con su talento musical y llamativo estilo. -Por Erik Fernández



CS: ¿Quienes conforman The Caramels?
LV: Somos 5 chicas. Lulú Caramel es la cantante, Iva y Caro Caramel son guitarristas, Ale Caramel es la bajista, y Meli Caramel es nuestra baterista.

CS: ¿Cómo se formó la banda?
LV: Iva (guitarrista) idealizó un concepto nuevo y fresco en la escena musical costarricense, y se puso en marcha buscando integrantes por conocidos, Facebook, etc..., hasta formar lo que es hoy la banda con sus integrantes, estilo, imagen y música característica.

CS: ¿Cuáles son sus influencias musicales?
LV: Rock viejo y un poco más nuevo; Queen, Led Zeppelin, Guns N' Roses, AC/DC, Metallica, Pantera, etc...

CS: ¿Cuál es el cover que más disfrutan interpretar en vivo?
LV: Todas las canciones son excelentes y nos encantan, pero tal vez "Nothing else matters" de Metallica.

CS: Ya están trabajando en su primer disco, ¿cómo ha sido ese proceso? ¿Ya tiene nombre?
LV: El proceso ha sido difícil, un poco costoso jaja, pero algo nuevo y emocionante en nuestras vidas. No hemos pensado en nombres por el momento.

CS: ¿El disco incluye material original, o covers con que se han dado a conocer?
LV: Este disco es propiamente material original completamente, nada de covers. De hecho, ya sacamos al aire 2 de nuestras canciones nuevas, "Rocking girls" y "Scream of denial", que están sonando en este momento en "Panorama" de CANARA y en "Rock a la 2" de Radio 2.



CS: El vestuario que utilizan en sus conciertos es bastante llamativo, ¿en qué se inspiran para elegirlo?, ¿cómo definen su estilo?
LV: Nos inspiramos en las modas setenteras/ochenteras de rock, mucho cuero, spikes y negro jaja, y también en la femineidad y romanticismo de modas asiáticas, mucho encaje, lacitos, y brillos. Lo definiríamos como algo rockero femenino.



CS: Alguna anécdota interesante o divertida que les haya ocurrido en alguno de sus conciertos?
LV: Ufff bastantes jeje, pero creo que nuestra favorita, por mucho, fue en un festival anime en el cual tuvimos un concierto y un seguidor de a banda sin aviso le lanzó una pokebola de plástico muy grande en la cara a nuestra guitarrista Iva mientras le decía "yo te elijo"; fue una broma muy graciosa, un poco dolorosa pero graciosa jajaja.

CS: ¿Algún mensaje para los lectores de ChepeStyle?
LV: Muchísimas gracias por leer nuestra nota, esperamos les guste el concepto. Les dejamos nuestro link de Face por si quieren seguirnos: www.facebook.com/thecaramels

15 de febrero de 2015

El Templo de la Música: Joya neoclásica del Parque Morazán

No hay quien no conozca el Parque Morazán, uno de los parques capitalinos más antiguos, señoriales y mejor cuidados, y frecuentemente uno de los escenarios del Festival Internacional de las Artes, el Festival TransitArte, y del corredor cultural de verano "Enamórate de tu Ciudad".

Fotografía de archivo.

Pero lo que no muchos conocen, es que el elegante quiosco estilo neoclásico que adorna el centro del parque también tiene su historia, y su nombre: el Templo de la Música.

A finales de la década de 1910, el Parque Morazán contaba ya con una forma muy parecida a la actual, sin embargo en su centro se erigía un inestable quiosco de madera estilo Art Nouveau. Fue entonces cuando se encomendó al arquitecto y pintor costarricense José Francisco Salazar construir un nuevo quiosco que lo substituyera y que resistiera al paso del tiempo.

En aquella época, lás élites costarricenses educadas en Europa tenían la idea de convertir a San José en una pequeña París, y la arquitectura que aun se conserva de aquel entonces es fiel representante de los aires de grandeza que la oligarquía quería imprimirle a la capital. José Francisco, parte de aquellos grupos privilegiados, estando en París se había enamorado del Templo al Amor y a la Música del Palacio de Versalles, y quiso construir una réplica casi exacta para el Parque Morazán.

Detalle del cielo interno del Templo de la Música. Fotografía por Erik Fernández
El monumento fue inaugurado el 24 de diciembre de 1920, aprovechando la ocasión de la elección de la reina de los festejos populares de San José.

A partir de entonces el Templo de la Música ha sido testigo de discursos de presidentes, conciertos de la Orquesta Sinfónica Nacional y de otras orquestas e incluso de actos de traspaso de poderes.

En el año 1975, el Templo de la Música fue declarado patrimonio histórico-arquitectónico de Costa Rica. Y desde entonces sigue siendo protagonista de la vida cultural de la capital. Sin duda un bello legado de un pasado que nunca volverá, pero que aún hoy nos inspira a pensar en grande.

13 de febrero de 2015

Te amo / Te odio: de San Valentín y los orgasmos fingidos

San Valentín siempre ha sido la celebración que talvez me causa mayor conflicto intelectual. Y antes que me tachen de amargado o que me pregunten qué tiene que ver el intelecto con el romance (créanme, tiene MUCHO que ver), creo que tengo algunas razones con las que muchas y muchos de ustedes se pueden identificar para explicar mi caso.



Primero que todo quiero aceptar que no hay nada más lindo que te consientan con un cariño o un beso, con una caja de chocolates o con una romántica cena sorpresa con vino a la luz de las velas. No es el romanticismo ni los gestos de amor lo que me molestan. Lo que me parece absurdo y molesto es que todos los medios y comercios se confabulen para obligarte a ponerte "romántico" ese día. Y qué mejor manera de demostrar "amor" que comprando el regalo más caro que podás conseguir para mimar a tu amado(a), y entre más caro el regalo, más amor demostrás.

Sí, aceptémoslo, San Valentín es para muchos como un orgasmo fingido. Nos vemos obligados a sacar el romanticismo más azucarado que se pueda encontrar, con tal de que no se piense que no estamos enamorados. El amor se demuestra todos los días, y ya sea que queramos hacerlo con un sutil gesto o con un gran regalo, el cariño y el aprecio deberíamos mostrarlo de forma espontánea y no dictada artificialmente por fechas o por los intereses de los comercios que poco les importa el amor sino hacer su Agosto en Febrero con la plata de todas las y los tontuelos que nos dejamos llevar por la presión de masas.

En lo personal creo que en me encuentro en un punto medio, no odio San Valentín, no odio las demostraciones de cariño, amo el amor, natural y espontáneo, verdaderos, lo que no me gusta son los ingredientes artificiales, la sobredosis de dulzura fingida y forzada, y la insistencia majadera de la industria de que empeñemos hasta el collar de la abuela con tal de quedarle bien al ser querido con un regalo deslumbrante.

Pero bueno, ya aclarado mi caso, creo que sí hay muchas personas que odian San Valentín y otras que hasta suspiran esperando ese día del año en que el mundo se llena de corazones y chocolates, y quiero darme a la tarea de intentar describir estos extremos típicos que exacerban sus posiciones cada vez que se acerca 14 de Febrero.

El Mata-Cupidos:

Esa chica o chico que se pone verde de la cólera cada vez que alguien menciona San Valentín. No pueden ver un anuncio del día de los enamorados porque inmediatamente comienzan a despotricar y a escupir sapos y culebras. Durante estos días es mejor andarles de larguito. Sus razones pueden ser muchas. Talvez su pareja les terminó un 13 o un 14 de Febrero (este caso lo veremos más adelante), y esto les amargó la fecha para siempre. Talvez odian tanto el sesgo comercial de la fecha que esto les impide relajarse y disfrutar aunque sea un poquito. Conozco algunos casos que sólo lo hacen para ser "diferentes" o aparentar ser "muy rebeldes". O también puede darse el caso de quien simplemente no ha conocido el amor y no comprende el significado de la fecha.

El Terminator:

El típico que le termina a la pareja justo antes del 14 de Febrero para no tener que darle regalo, y misteriosamente unos días después vuelve a buscar al "amor de su vida" pidiendo cacao y disculpándose por su "gran error". Estos son el peor tipo, vividores y manipuladores por excelencia, no lo pensarán dos veces para dejarte por la próxima o el próximo que se les cruce en el camino.

La Reina de Corazones:

Esos chicos o chicas que viven para ese día. Por lo general pasan gran parte de su tiempo pensando en principes azules y princesas rosadas, en cómo será el día de su boda, organizando los detalles en su cabeza. Les fascinan las comedias románticas, especialmente con Jennifer Aniston. Cada vez que se acerca el 14 de Febrero su corazón comienza a latir más rápido al pensar en el regalo que les traerá su amada(o) o con el que ellas o ellos soprenderán a su media naranja. Entre más grande sea el peluche que les regalen, más satisfechos estarán y más amor habrá demostrado su cielito. Si tienen pareja, pasarán los días anteriores al 14 preguntándole qué le va a regalar o a hacer ese día y planean con meses de anticipación cada detalle de la cena romántica que prepararán ese día. Si no tienen pareja, esta fecha se convierte en una fuente de dolor y depresión, en cada rosa ven una espina, lloran con cuanta canción de amor suena en la radio, y el 14 de Febrero se encuevan en la casa y las amigas la encuentran en la cama con una palangana de helados, rodeada de envoltorios de chocolates, y con una caja de Kleenex llorando con el chick-flick que estén pasando en la tele.

Comentá si te sentís identificado con alguno de estos tipos, o si conoces de alguno que se me escape.

Feliz Día del amor y la amistad, y ya saben, no sean amargados pero tampoco empalagosos, ningún extremo es bueno!

XOXO

12 de febrero de 2015

Cartas desde el extranjero: ChepeStyle ayer y hoy, un nuevo capítulo

Hace casi tres años que ChepeStyle publicó por última vez. Y aunque parece que fue ayer, todo ha cambiado desde entonces.

Desde finales de la década de los 2000 San José había comenzado a experimentar un renacimiento en su vida cultural y artística, en su vida nocturna, en el estilo y la actitud de la gente. San José ya no era aquella ciudad maldita de la que todos huían horrorizados, un parchón sucio y gris en medio del valle central. La gente y la vida comenzaban a fluir de nuevo hacia la ciudad de la mano de iniciativas y grandes esfuerzos por parte de instituciones estatales y culturales, de visionarios empredendores independientes, y hasta de inmobiliarias y la empresa privada que comenzaron a ver el potencial de la capital de renacer de entre sus cenizas. Y si bien las cosas no son (y nunca serán) perfectas, y siempre habrá espacio para mejoras, los cambios positivos son evidentes y esperanzadores, la ciudad es hoy por hoy mucho más limpia, segura, habitable, vibrante.

Este ambiente de cambio fue lo que me inspiró a finales del 2009 a pensar en un proyecto que mostrara y promoviera de forma positiva -si bien subjetiva- este renacimiento capitalino. La forma más fácil y barata de comenzar? por supuesto, un blog; y con la complicidad de un par de buenos amigos que compartían esta visión decidimos salir a tomar fotos. Cuando finalmente se concretó el proyecto a principios del 2010, mi idea de lo que debía ser ChepeStyle era simplemente un juego, un escape, un hobby, un simple blog, una aventura informal y sin mayores pretenciones.

Nunca pensé que ChepeStyle pasaría de ser un experimento lúdico, pero para mi sorpresa, un año después (2011), ChepeStyle había logrado reconocimiento a nivel nacional, lectores en el extranjero, y contaba con un extendido grupo de colaboradores que aportaban contenido, fotografía y periodismo. ChepeStyle era invitado constante e infaltable en todos los eventos de moda, cultura, arte y vida nocturna de la ciudad, y se había convertido en sinónimo de ese nuevo San José que lo había inspirado.

Siguiendo nuestro ejemplo, muy pronto comenzaron a surgir innumerables proyectos similares, blogs de moda, guías culturales y de vida nocturna, cada uno enriqueciendo el ambiente con su visión única, algunos más amateur (como ChepeStyle en su inicio), otros con gran cantidad de recursos y capacidad de producción, más pulidos y profesionales.

Para inicios del 2012, el proyecto se había hecho muy grande, y lo que en algún momento fué un hobby, un juego y un respiro, se había convertido en una pesada responsabilidad. Al mismo tiempo que el proyecto se hacía más grande y me demandaba cada vez más tiempo y esfuerzos, también lo hacían la obligaciones como jefe de departamento de tecnología en la firma consultora internacional donde trabajaba en aquel momento. Fue entonces cuando tuve que organizar mis prioridades y tomar un difícil decisión: suspender ChepeStyle de forma indefinida.

Tres años después, mi vida ha experimentado muchos cambios drásticos pero positivos. Desde el 2013 vivo en la ciudad de Washington DC, pero cada vez que puedo visito mi querida Costa Rica, y me mantengo en contacto cercano con mis amigos y el acontecer del país. No puedo quejarme de la vida en esta ciudad -es genial!-, pero nunca dejo de extrañar a mi familia, a los amigos que quedaron allá, las playas y montañas ticas, y se me hace agua la boca cada vez que pienso en el gallo pinto y el fresco de cas.



Cinco años depués que naciera ChepeStyle, mi visión de la vida y del mundo ha cambiado y evolucionado, y los tiempos son distintos. Pero hay cosas que nunca cambian, como la pasión por el arte y el buen gusto, la admiración por el estilo y la autenticidad de la gente, el amor por la alucinante naturaleza con que fue bendecido nuestro país. Y eso me llevó a retomar ChepeStyle, con una visión más realista y madura, más pulida y refinada.

Me di a la tarea de rediseñar la apariencia del blog y darle una cara más simple y limpia donde el contenido sea el protagonista. Aun tengo mucho material por publicar que recopilo cada vez que voy al Costa Rica, además de contar con buenos amigos y contactos en el país que estarán colaborando con material fresco. Sin embargo cabe aclarar que he aprendido muy bien de las lecciones del pasado: las publicaciones serán mucho más selectivas pero mucho menos frecuentes, en otras palabras, menos cantidad pero más calidad.

ChepeStyle ya no pretende quedarle bien a todo mundo, tampoco busca convertirse en una guía cultural y de entretenimiento de la capital -ya de esas hay muchas y muy buenas-, tampoco ser un serio medio de comunicación y periodismo, o una repetidora zombie que regurgita comunicados de prensa sin personalidad, ni mucho menos un directorio comercial de tiendas y productos de belleza. Cada nota tendrá como requisito un toque humano, auténtico y personal, y relevante a la temática del blog.

También verán cambios en el tipo de contenido, el cuál ya no estará enfocado únicamente en San José... vivimos en un mundo globalizado y no en una burbuja. Desde la naturaleza de Costa Rica hasta algún evento de moda o arte fuera del país son de las cosas que estarán viendo ahora por acá. Al fin y al cabo, ChepeStyle comenzó como un proyecto personal con una visión subjectiva, y fué esa visión la que le ganó el aprecio y la admiración de fans lectores tanto dentro como fuera del país.

Muchas gracias a todas las personas que alguna vez apoyaron este proyecto y lo hicieron grande. Ahora es tiempo de pasar la página y abrir un nuevo capítulo.

Erik Fernández, Editor.

28 de enero de 2015